Traducido de The Guardian por CGDE: https://www.theguardian.com/uk-news/2020/may/27/british-newborn-first-baby-in-world-to-join-cannabis-therapy-trial?fbclid=IwAR2cgrEx8rUMfTMl6Wf85pTTtXfLg74V7SCXEGAwPI-GfoYSHyc4uRn1bG4

 

Un niño recién nacido vía cesárea de emergencia en marzo, en un hospital de Norwich, se convierto en el primer bebé del mundo en participar de un ensayo clínico basado en cannabis.

El estudio es el primer paso de un camino que, según los investigadores, podría guiarnos a la utilización regular de medicina basada en cannabis para cuidado neo-natal en bebés con riesgo de convulsiones o daño cerebral.

El bebé en cuestión, Oscar Parodi, nació el 11 de marzo, en el Hospital de la Universidad de Norwich (HUN). Fue parido de emergencia en no muy buen estado de salud, por lo que fue necesario transferirlo a la unidad de cuidados intensivos neo-natales, donde lo tuvieron en terapia de frío por 72 horas.

Su madre, Chelsea Parodi, de Watton, Norfolk, contó: “Me contactaron después del nacimiento para ser parte de este estudio y lo consulté con mi madre y hermano, quien está entrenando para ser paramédico. Fue difícil, pero quería hacer todo lo posible para ayudar a mi niño. Oscar estuvo en el hospital por nueve días y fue monitoreado 24/7.” Parodi dijo que a su hijo le estaba yendo “fantásticamente bien.”

El estudio está examinando si la medicina es segura y efectiva al reducir el grado de daño cerebral para los bebés que nacen con encefalopatía isquémica hipóxica (EIH).

El Prof. Paul Clarke, neonatólogo consultor en la HUN, dijo que hubo mucha emoción en la unidad de cuidados intensivos neo-natales. “Esta fue la primera vez que una medicina derivada de cannabis ha sido probada de forma intravenosa en bebés humanos. Parece que será buena para prevenir convulsiones y proteger los cerebros de recién nacidos con (EIH).”

“Siempre hemos tenido apoyo de familias que se unen a la investigación en nuestra unidad y, usualmente, lo hacen desde una perspectiva altruista para ayudar a futuros bebés. Uno de los atractivos de este ensayo para los padres es el sofisticado monitoreo cerebral que sus bebés obtienen como parte del estudio, dado que, en el ensayo clínico, utilizamos un monitor de ondas cerebrales bastante avanzado. Esto les da a los progenitores mayor confianza en que cualquier convulsión será registrada.

Un segundo niño, nacido en el hospital en abril, se volvió parte del estudio. Los niños partícipes del ensayo clínico recibieron el tratamiento hipotérmico estándar para EIH, donde el cuerpo entero se reduce a 33.5 °, así como una sola dosis de la droga de estudio o placebo, seguido de algunas pruebas para medir los niveles de la misma en la sangre.

El estudio, en el cual la droga se administra de forma intravenosa y en el cual, los primeros bebés en participar solo reciben la 30ava parte de la dosis usual, abarca otras unidades de cuidado intensivo neonatal en el Reino Unido y otros lugares de Europa. Tomará un año en completarse.

A los bebés del ensayo se les proporcionará una sola dosis de la medicación estudiada, o de un placebo, lo más pronto posible dentro de las primeras 12 horas de nacido.

El ingrediente terapéutico para este ensayo clínico se origina naturalmente en la planta de cannabis y es extraída en condiciones controladas para mantener al mínimo las concentraciones de THC.

Clarke añadió: “Así como con cualquier estudio de una nueva medicina, puede haber efectos colaterales inesperados y riesgos desconocidos. Con esto en mente, el estudio ha sido cuidadosamente diseñado para hacerlo lo más seguro posible, dándole a los bebés una dosis minúscula al comienzo, y luego monitoreándolos incluso más cerca que de costumbre.”