El Minsa debe escucharlos. En tres meses, los ciudadanos y entidades públicas o privadas podrán presentar sus sugerencias y comentarios al proyecto de reglamento de la ley del uso medicinal y terapéutico del cannabis.

En tres meses, los ciudadanos y entidades públicas o privadas podrán presentar sus sugerencias y comentarios al proyecto de reglamento de la ley del uso medicinal y terapéutico del cannabis.

Se supone que, a fines de este mes, el Ministerio de Salud (Minsa) debe publicar, en el diario oficial “El Peruano”, un reglamento que contenga las observaciones planteadas. Pero, mientras eso suceda, varios pacientes –que sufren epilepsia, esclerosis múltiple, cáncer, entre otros males– deben comprar el cannabis de manera clandestina, corriendo el riesgo de que la policía los detenga.

COMISIÓN MULTISECTOTRIAL

El proyecto del reglamento se aprobó tras la creación de una comisión multisectorial formada por un representante del Minsa, del Ministerio de Agricultura y de Comercio Exterior. Además, por un funcionario de la Sunat y de la Policía Nacional.

“Nunca consideraron llamar a los pacientes que consumimos cannabis para que formemos parte de la comisión ni siquiera a los que han estudiado sus beneficios”, dice Sandra Ramírez, presidenta de la Federación de Cannabis Medicinal.

En conferencia de prensa, Ramírez, acompañada por la comunicadora Francesca Brivio –quien sufre mastocitosis sistémica–, informó que han presentado al Minsa una serie de observaciones al proyecto de reglamento.

EL USO DEL CANNABIS

Entre ellas lo que concierne al THC (tetrahidrocannabinol). Carolina Rayme cuenta que todas las mañanas le proporciona a su hija una gota de aceite de cannabis debajo de la lengua, que contiene 4% de este componente. La joven de 25 años sufre desde los seis meses de epilepsia refractoria.

“Hace dos años empezó a consumir el aceite de cannabis, que lo consigo a través de la comunidad de cultivadores y mi hija está mejor, ya no convulsiona tanto”, sostiene.

LOS INCOVENIENTES

Sin embargo, el proyecto de ley estipula que para la elaboración del aceite de cannabis se requiere solamente 0,5% de THC; es decir que –con esta medida– Rayme ya no podría darle la dosis que le recomendaron dos médicos conocedores de las propiedades del cannabis.

Según la federación, el 0,5% de THC no beneficiaría a los pacientes que padecen de patologías como cáncer terminal o fibromialgia, que consumen 50% de THC.

El médico especialista en derecho a la salud Mario Ríos resalta que el reglamento también plantea que solo los pacientes que estén inscritos en un registro del Minsa podrán estar aptos para acceder al tratamiento del uso de cannabis.

LINK COMPLETO: https://bit.ly/2B9t18k