Traducido por CGDE de Weedmaps, enlace original: https://weedmaps.com/news/2019/09/mixing-marijuana-and-antidepressants-what-you-need-to-know/

 

Shelley Levitt – 4 de setiembre de 2019 – 3:45 p. m. PST

Actualizado tres meses atrás

No necesitas un estudio para reconocer que la elevación del ánimo es una de las principales razones por las que las personas consumen marihuana. Se le llama, después de todo, «estar high (arriba)». Sin embargo, existen estudios, como aquel de la revista científica Depression and Anxiety que refiere que mejorar la ansiedad está entre los cinco principales síntomas por los cuales las personas en América del Norte utilizan marihuana medicinal.

Sin embargo, cuando un ánimo depresivo persiste o cuando la ansiedad es crónica, muchas personas escogen tomar una medicación antidepresiva, tal como la fluoxetina (Prozac), citalopram (Celexa) o sertralina (Zoloft). De acuerdo a la Asociación Estadounidense de Psicología, casi el 8 % de personas entre las edades de 20 y 39 años han tomado antidepresivos de prescripción en cualquier mes dado.

Si ya estás entre esta población, o estas considerando probar un antidepresivo medicado y eres un usuario regular de cannabis, probablemente quieras saber cómo es que estos fármacos y la hierba interactúan. ¿Se potencian entre sí? ¿Aminoran los beneficios? ¿Hay algún peligro al continuar el uso de hierba mientras estás tomando un antidepresivo?

Daniele Piomelli, Ph.D., director del Center for the Study of Cannabis (Centro para el Estudio del Cannabis) de la Universidad de California en Irvine, dijo «valgan verdades, hay un pequeño y muy valioso trabajo hecho» en esta materia.

«Ha habido algunos ensayos que consideraron al CBD y al THC para la ansiedad y la depresión en la década de 1980», dijo. «En general, los resultados han sido positivos, mostrando que el cannabis tiene cierto grado de efectividad para contrarrestar trastornos del ánimo». Sin embargo, agregó, el número de los participantes del estudio fue tan pequeño (solo 25 en un caso) «que no es posible llegar a ninguna conclusión médica».

Lo que sabemos, dijo, es que el propio sistema endocannabinoide (SEC) de nuestro organismo juega un rol importante en la estabilización del ánimo, incluyendo trastornos de estrés y depresión grave. Un endocannabinoide llamado anandamida, que ha sido bautizado como «la molécula de la dicha» es especialmente vital para la habilidad de nuestro cuerpo para lidiar con el estrés de una manera saludable.

Un estudio que lideró Piomelli en el 2015 demostró que la anandamida eleva la motivación y la alegría. Ahora, está investigando si es que una deficiencia de anandamida podría vincularse al trastorno de estrés postraumático (TEPT).

 

Interacciones sinérgicas de la hierba y los antidepresivos

Esta investigación eleva el prospecto de sinergia entre la marihuana y los antidepresivos. ¿Podría ser que unas cuantas pitadas de tu cepa favorita junto a 10 o 20 miligramos de paroxetina (Paxil) o Prozac contrarrestan la angustia más efectivamente que cualquiera de los dos de manera aislada?

«Eso es muy posible», dijo Piomelli. «Ciertamente, hemos escuchado de forma anecdótica de muchas personas a las que el cannabis les ayuda con el estrés y la depresión, y no tengo ningún problema en creerles. Pero, el sistema endocannabinoide es una máquina delicada muy sensible. Ha evolucionado a lo largo de milenios para regular nuestra habilidad para hacerle frente al estrés de una manera positiva y su equilibrio puede ser afectado con bastante facilidad».

El reto de la automedicación con marihuana para la depresión o la ansiedad está en la dificultad para hallar la dosis adecuada. Muy poco, y no hay impacto; mucho, y especialmente para usuarios novatos, hay riesgo de experimentar un ataque de pánico. Sin supervisión profesional, quienes se automedican también pueden pasar por alto alguna otra condición médica subyacente.

«Cuando los médicos recetan fármacos antidepresivos o antipsicóticos», afirmó Piomelli, «son muy cuidadosos, típicamente comienzan con una muy baja dosis y si es insuficiente, incrementan la dosis poco a poco hasta que la respuesta sea satisfactoria».

«Ahora imagina una planta como el cannabis, que viene en miles de diferentes aspectos y formas. Vas al dispensario y estás confiando en maestros cultivadores para que te ayuden a navegar a través de todo». Incluso el más astuto maestro cultivador no puede garantizarte que serás capaz de repetir la experiencia que tuviste una semana atrás.

«La reproducibilidad es complicada», indicó Piomelli. «Debido a que los productos de cannabis no están regulados por la FDA, no puedes tomar en cuenta la consistencia. Podrías encontrar un producto que es útil para ti pero cuando regresas al mismo dispensario y lo vuelves a comprar, la cantidad de THC, cannabidiol (CBD), u otros cannabinoides que contiene, podrían ser ligeramente distintos y podrías tener una respuesta distinta».

Un desafío para la investigación respecto a cómo el cannabis podría interactuar con fármacos antidepresivos se ha hallado en la dificultad para reproducir condiciones para el estudio clínico, sostiene Daniele Piomelli, Ph.D., director del Center for the Study of Cannabis (Centro para el Estudio del Cannabis) de la Universidad de California en Irvine. Cualquier variación en el THC, el cannabidiol (CBD), u otros niveles de cannabinoides en la marihuana podría producir experiencias e interacciones diferentes (Gina Coleman/Weedmaps News).

Un desafío para la investigación respecto a cómo el cannabis podría interactuar con fármacos antidepresivos se ha hallado en la dificultad para reproducir condiciones para el estudio clínico, sostiene Daniele Piomelli, Ph.D., director del Center for the Study of Cannabis (Centro para el Estudio del Cannabis) de la Universidad de California en Irvine. Cualquier variación en el THC, el cannabidiol (CBD), u otros niveles de cannabinoides en la marihuana podría producir experiencias e interacciones diferentes (Gina Coleman/Weedmaps News).

 

Cómo impacta la hierba en la potencia de los fármacos

Hay otro asunto complicado: en concreto, los expertos no saben cómo la hierba afecta a aquello que se conoce como las propiedades «farmacocinéticas» de la medicación antidepresiva. El término se refiere a cómo el cuerpo absorbe, procesa, y elimina un fármaco.

«Si el consumo de cannabis inhibe el metabolismo de un fármaco antidepresivo, en esencia, ello incrementa su potencia porque hay más del fármaco en diferentes partes del cuerpo», Piomelli afirmó. «Este es un muy importante elemento, del cual no entendemos lo suficiente». La falta de datos, dijo, puede poner a los médicos en riesgo de prescribir una dosis inapropiada de un fármaco antidepresivo. Y eso, a su vez, podría significar un retraso en el alivio de la depresión o incluso un empeoramiento de los síntomas.

Para tomar medidas de precaución al respecto, Piomelli recomienda unas cuantas cosas. Primero, tener una conversación franca con tu médico acerca de tu uso del cannabis en el pasado, presente y futuro. Y si tu médico no está abierto a esta conversación, probablemente querrás encontrar al que sí lo esté.

«Esto es algo en lo que tenemos que trabajar como sociedad», afirmó Piomelli. «Como médico, tu trabajo es ayudar a que tus pacientes se sientan mejor. El cannabis es usado por millones y millones de personas en los EE.UU. Y ahora es un producto legal en la mayoría de los Estados. No hay excusa para que los médicos no sepan cómo interactúa con el cuerpo».

No obstante, dado que sabemos tan poco de las potenciales interacciones entre los antidepresivos y el cannabis, Piomelli afirmó que hallar el equlibrio correcto entre ambas sustancias toma mucha experimentación y tiene que ser una experiencia personalizada para cada paciente. «Eso podría ser algo que la gente no quiere escuchar»,  dijo Piomelli, «pero es donde estamos ahora mismo».

 

El argumento en contra de la abstinencia violenta

Sea lo que sea que hagas, afirma Piomelli, si decides comenzar a tomar un antidepresivo, no dejes de consumir cannabis de golpe, en especial si lo consumías en buena medida.

«Los efectos de la abstinencia con respecto al cannabis incluyen depresión, irritabilidad, ansiedad, pérdida de sueño y apetito, e incluso ideación suicida», indicó. Además, ten en mente que toma varias semanas para los antidepresivos comiencen a tener efecto, e incluso más tiempo para dar con la dosis óptima.

Si pretendes cortar tu uso de cannabis para introducir antidepresivos; o, por el contrario, si estás tomando actualmente un antidepresivo y quieres ver si puedes disminuir la dosis al combinarlo con una vaporización nocturna, hazlo poco a poco al establecer las dosis de ambos. Mientras puedas, trata de ser consistente con los productos de cannabis que utilices.

«Si cambias a otro tipo de cannabis con un nivel más alto o más bajo de THC, podrías afectar el equilibrio de tu sistema endocannabinoide y perder la habilidad para controlar tus síntomas o precipitar una depresión más profunda o una ansiedad más grave», aseveró Piomelli.

También sería bueno que incluyas herramientas que no son psicoactivas, como la meditación en mindfulness, el yoga o el taichi.

«Hay muchas cosas», dijo Piomelli, «que no vienen en una pastilla y que pueden ayudarte a mejorar tu ánimo y contrarrestar el estrés».

Imagen exhibida: Con el uso de medicamentos antidepresivos y cannabis prevalente en segmentos de la población, ¿qué pasa cuando la hierba y los fármacos se combinan? Los expertos en salud no tienen una respuesta certera (Gina Coleman/Weedmaps News). 

 

Shelley Levitt

Shelley Levitt es exeditora de la revista High Times. Ella escribe sobre todos los aspectos del bienestar, incluyendo la salud, mindfulness, comida, viaje y psicología, para una amplia variedad de publicaciones impresas y en línea. Shelley está agradecida con California, y su ciudad natal de Los Ángeles, por tener una de la leyes de cannabis más liberales del país.