Ya han pasado siete meses desde la aprobación del Reglamento de la Ley de Cannabis Medicinal (Decreto Supremo N° 005-2019-SA) y, hasta el momento, no hay productos hechos a base de cannabis (marihuana o cáñamo) en las farmacias. Desde hace dos años, Francesca Brivio usa cannabis en su tratamiento para la enfermedad rara que padece: mastocitosis sistémica.

 

En el 2017, tuvo una fuerte recaída y decidió averiguar sobre la cannabis. Empezó a usarla primero a través de aceites y luego vaporizando las flores. De esta manera, logró aliviar los síntomas que tenía (dolores fuertes que la llevaron a estar en silla de ruedas y falta de apetito que provocaron que baje radicalmente de peso). Con los resultados que experimentó, siguió investigando y empezó a trabajar con otros pacientes, así como con médicos y abogados.

Como parte de la Federación de Cannabis Medicinal del Perú (Fecame), Francesca formó parte de la comisión que observó la propuesta de reglamento de la ley del Ministerio de Salud (Minsa). Ella y otros especialistas lograron que no se prohíba el uso del tetrahidrocannabinol (THC), la principal sustancia activa de la planta y que ha sido satanizada por tener efecto psicoactivo. En un principio, el Estado peruano pretendía que se considere como cannabis psicoactivo a las plantas y sus derivados con más de 0,5%, pero ahora es de 1% en adelante.

Por otro lado, los productos que tienen menos de 1% de THC y son ricos en cannabidiol (CBD) son considerados cannabis no psicoactivo (cáñamo o hemp) y están excluidos del reglamento de estupefacientes, psicotrópicos y otras sustancias sujetas a fiscalización sanitaria. El reglamento también establece que las recetas duran 30 días (y no 3 como propuso el Estado al principio). Además, permite que la cannabis sea recetada por cualquier médico cirujano.

“Esto es bueno porque ya no es necesario que los médicos tengan certificados especiales para recetar cannabis. Pero lo que siempre vamos a fomentar es que se eduque, que se capaciten en las universidades, como lo están haciendo ahora en la Cayetano Heredia. Pero lo otro iba a hacer que pacientes de distintas partes del país no puedan acceder. El acto médico es un acto soberano, ellos deben hacerse responsables de sus propios actos, deben investigar cómo se usa la cannabis para poder recetarla de manera segura”, señala la presidenta de Fecame.

A pesar de estos avances, la situación sigue siendo difícil para los pacientes que usan o necesitan cannabis en Perú. Lo que impulsó el proyecto de ley fue el caso de las madres que fueron víctimas de incautación de cannabis que cultivaban para preparar aceites destinados a sus hijos con epilepsia y esclerosis. A pesar de ello, el reglamento no considera el autocultivo personal o el cultivo a través de asociaciones. Por ello, la Fecame considera que esta ley es incompleta.

“Falta el cultivo personal y el cultivo colectivo. Nosotros peleamos por la democratización de la planta, para que los pacientes puedan usarla de la manera que prefieran”, afirma Francesca.

La cannabis sirve en los tratamientos de dolores crónicos y agudos, migraña, fibromialgia, esclerosis, epilepsia, cáncer, VIH/Sida y muchas otras enfermedades. Es decir, hay millones de pacientes en el Perú que se están perdiendo la posibilidad de ser aliviados con esta planta. Conseguir un acceso real a la cannabis para las personas que la necesiten es la lucha que ha asumido Francesca desde Fecame y la organización ‘Cannabis Gotas de Esperanza’.

Los pacientes no solo deben luchar contra los vacíos de la ley, sino contra la gran desinformación que lamentablemente hay sobre el tema. Por ejemplo, cuenta Francesca, es que se habla mucho del (CBD) como si fuera la única sustancia de la cannabis con efectos terapéuticos, pero no dicen mucho del THC, que si bien tiene efectos psicoactivos que deben ser regulados, es muy buena para aliviar los dolores provocados por artrosis, artritis y fibromialgia y otras enfermedades. También sirve para calmar náuseas, falta de apetito, espasmos musculares y para mejorar los estados de ánimo.

“Una de las cosas con las que me choco constantemente es que me preguntan sobre el CBD, como si este compuesto sea el medicinal y el THC no, efectivamente este es psicoactivo, pero también es medicinal”, cuenta Francesca

Siempre vamos a alentar que sea un médico que recete e indique las dosis, pero es igual de medicinal. El primer mito que hay que desterrar es que el CBD es medicinal y el THC no”.

Otro de los aspectos de los que no se habla debidamente es sobre el efecto séquito, un término acuñado en 1999 por el científico israelí Raphael Mechoulam, considerado “el abuelo de la cannabis”, ya que aisló el THC e identificó el sistema endocannabinoide.

 

 

De acuerdo a este profesor de química médica, los cannabinoides (CBD, THC y otros cientos de compuestos orgánicos) funcionan mejor juntas que aisladas. La presidenta de Fecame lo explica así:

“La cannabis es una planta que tiene más de 400 compuestos. Si aíslas solo un compuesto, le estás quitando potencia a la planta. Los aislados para el CBD son para el bienestar y de preferencia deben ser full spectrum para obtener un efecto séquito”.

 

 

 

Para Francesca, la cannabis es medicinal y las diferencias vienen con los distintos usos y formas en las que se puede consumir. Por ello, afirma que la educación es importante. Así como ella, cientos de pacientes usan cannabis con fines terapéuticos a través de la vaporización, una vía muy buena, ya que sus efectos son inmediatos y se consumen las flores con todos sus compuestos.

“La medicina no es solo en gotas de aceite, sino que la vaporización es una vía de administración muy buena, que doctores en varios países en el mundo recomiendan. El vaporizado de la flor, no cigarrillos electrónicos, es una vía de administración medicinal muy usada”, afirma.

 

 

A pesar del potencial de beneficiar a millones de pacientes, no solo no hay productos en farmacias, con los plazos ya vencidos, sino que tampoco se pueden hacer investigaciones médicas y científicas, ya que no hay materia prima legal (marihuana o cáñamo) con la que hacer los trabajos.

“No se están haciendo aún estudios científicos en Perú porque por más que la ley y el reglamento lo permiten, no tenemos nada”.

A la desinformación sobre el tema, se suma la falta de productos con cannabis y los pacientes son los más afectados.

“Tenemos una ley incompleta y por el momento no podemos sembrar ni personal ni colectivamente, y tampoco la podemos encontrar en las farmacias”, afirma la presidenta de Fecame.

A esto debemos agregarle la presencia de vendedores ambulantes que ofrecen en las calles supuestos aceites de cannabis, pero no tienen ningún sello o documento de garantía ni nada que indique las concentraciones de su contenido.

 

“El mercado paralelo es el peligroso, el que es irresponsable. Por eso, cuando un paciente nos escribe para recibir su medicina, lo que hago siempre es recomendar a un doctor o doctora que los pueda atender o que se acerque a las asociaciones o que se animen a plantarla”.

“Siempre hablo de la desobediencia civil porque el hecho de que una ley exista no significa que sea justa, la vamos a desobedecer todas las veces que sean necesarias porque es por un bien mayor, por un bien general. Con una ley injusta para un país, para una población, yo incito a la desobediencia, que se animen a sembrar o se unan a las asociaciones”.

“Ojo que nosotros no pedimos que no haya regulación, lo que queremos evitar es que haya prohibición, pero regulación sí, pero una regulación que no sea burocratizada porque sino nos mantiene en el mercado paralelo“.

Francesca aclara que no está en contra de los laboratorios, que son bienvenidos todos los que quieran hacer una industria responsable, con buenas prácticas de manufactura, con comercio justo, que pongan el bienestar del paciente primero para que los ciudadanos puedan encontrar productos cannábicos a precios accesibles en las farmacias. Eso debería ser un compromiso, señala.

“Todo eso lo incentivamos y estaremos felices si tienen responsabilidad social y quieren apoyar proyectos de educación. Pero lo que queremos es que las empresas privadas se comprometan, que firmen un acuerdo para apoyar el cultivo personal y colectivo. De eso se trata, de que como pacientes tengamos acceso real”.

Tras la aprobación del reglamento de la ley de cannabis medicinal en Perú, la lucha de Fecame es ahora para democratizar a la planta.

“Nuestra lucha es por el acceso real, para democratizar a la planta, para que podamos acceder como queramosVamos a seguir usándola con o sin su permiso. Estamos como estamos no gracias al Estado ni a los doctores, sino a pesar de eso. Si bien empezó así, no tiene que terminar igual, yo invito a doctores, a científicos, que se sumen a este lado de la historia”.

Los pacientes no vamos a dejar de usar la medicina porque la prohíban, más bien que la regulen para tener un mercado responsable. Si queremos que esto llegue a millones de personas que podrían usar la cannabis, necesitamos regularla de todas las maneras en la que los pacientes la usan“.

La presidenta de Fecame – Perú, Francesca Brivio, usa cannabis con fines medicinales a través de la vaporización. En un contexto de informaciones que llegan desde Estados Unidos (EEUU) y ante el anuncio del Minsa de que está evaluando prohibir el uso de vaporizadores, debemos aclarar que la evidencia médica en diversos países en el mundo ha demostrado que la vaporización es efectiva y segura para los pacientes. Por ejemplo, Israel, considerado potencia en cannabis por la tradición de su uso y las investigaciones científicas que se realizan, se convirtió en el primer país en aprobar el vaporizador de cannabis medicinal.

Es importante aclarar también que la cannabis no es mortal. Como indica un artículo del Instituto de Investigación de Drogo-dependencias, no es posible tener una sobredosis con marihuana. “Habría que consumir 40,000 veces la marihuana necesaria para ‘colocarse’ en un periodo tan corto de tiempo, que hace virtualmente imposible tal hecho”, señala.

 

Texto original: https://redaccion.lamula.pe/2019/09/22/cannabis-medicinal-peru-marihuana-canamo-ley-reglamento-acceso-real-francesca-brivio-fecame-entrevista/jorgepaucar/