Investigadores de la Universidad de Florida han hallado que la teoría de una “droga de entrada” no está asociada a la marihuana – resultados de la escala de Guttman figuran al alcohol como “droga de entrada” hacia el uso de tabaco, marihuana, y otras sustancias ilícitas. Más aún, los estudiantes que usaban alcohol “presentaron una tendencia más fuerte hacia usar drogas lícitas o ilícitas”.

En una entrevista para “Raw Story”, el co-autor Adam E. Barry dijo que sus estudios pretendían corregir algo de la propaganda que infectó la cultura estadounidense desde la era de “Reefer Madness”.

Algunas de estas iteraciones necesitaban ser encaradas, es por ello que queríamos realizar este estudio. El consenso acerca de la teoría de la droga de entrada dice que las personas empiezan sus consumos con cannabis y migran hacia drogas duras, Como verán en  nuestro estudio, se confirmó la hipótesis de la droga de entrada, pero el enfoque va  desde sustancias legales, específicamente alcohol, hacia sustancias ilegales, dijo Barry. Estos hallazgos van de la mano con un estudio del 2012 de la Universidad de Yale que halló que el alcohol y los cigarrillos tendían más que la marihuana a ser precedentes del abuso de opiáceos.

Los investigadores se basaron una muestra representativa de alumnos de último año de colegio a nivel nacional (2008), evaluando data recogida por la “Encuesta del Monitoreo al Futuro”, que realizó la Universidad de Michigan. Esta encuesta rastrea las tendencias en uso de drogas entre la juventud estadounidense. El estudio de Barry se concentró en data recogida de 14,577 alumnos de 120 colegios privados y públicos en los EEUU.

Al comparar los ratios de abuso entre tomadores y no-tomadores, los investigadores hallaron que los alumnos que habían consumido alcohol alguna vez en sus vidas tendían “13 veces más al uso de cigarros, 16 al de marihuana y “otros narcóticos”, y 13 veces más propensos a usar cocaína.”

En la muestra de estudiantes, el alcohol representó la sustancia usada de forma más común, con 72.2% de los encuestados reportando haber consumido alcohol alguna vez en sus vidas. Comparativamente, el 45% de los estudiantes reportó haber usado tabaco, y el 43.3% marihuana.

 Los hallazgos de esta investigación sustentan que el alcohol debería recibir la atención primaria en los programas de prevención de abuso de sustancias impartidos en las escuelas en tanto que el consumo de otras sustancias podría prevenirse o verse retrasado evitando el alcohol durante la etapa escolar, concluyó el estudio.

Científicos habían descubierto previamente que la cannabis, una hierba terapéutica y sanadora, podría reducir el daño cerebral ocasionado por el alcohol. Un estudio del 2013 de la Universidad de Kentucky en conjunto con la Universidad de Maryland conluyó que el cannabidiol (CBD) podría ser usado para tratar la neuro-degeneración inducida por alcohol.

Los resultados de un estudio bastante reciente han llegado a la conclusión de que la “ilegal” marihuana está bastante lejos en peligrosidad de la más segura “droga legal”. Basándose en estos hallazgos, los investigadores estuvieron de acuerdo en que la marihuana es 114 veces menos dañina que el alcohol.

 

Fuente: https://realfarmacy.com/gateway-drug-alcohol-not-marijuana/

Abstract: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/j.1746-1561.2012.00712.x