Incluso luego de años de uso pesado, la marihuana no parece tener mucho impacto en la salud física del cuerpo.

Así lo haya un estudio recientemente publicado en JAMA Psychiatry, el cual analizó data de una muestra de 1037 nueva zelandeses que tuvieron seguimiento desde su nacimiento hasta los 38 años. Las investigadoras, lideradas por Madeline Meier de la Arizona State University, observaron si es que el uso de cannabis entre los 18 y 38 años estaba ligado a alguno de varios aspectos de la salud física, medidos mediante numerosos análisis de laboratorio y auto-reportes a los largo de los años que duró el estudio.

Los únicos efectos negativos de la hierba parecían manifestarse en los dientes. A la edad de 38, las personas que utilizaban cannabis tenían peor la salud periodontal que sus pares, y nada más parecía haber sido afectado. En contraste, los usuarios de tabaco fueron vinculados a todos los declives esperados: peor función pulmonar, mayor inflamación y salud metabólica comprometida. Desde luego, los resultados tienen una consideración; es posible que los efectos perjudiciales de la cannabis para la salud se muestren luego de los 38 años.

Incluso más sorprendentemente, las investigadoras hallaron que el uso de cannabis a través del tiempo estaba ligado a menor IMC, menor circunferencia de la cintura y mejor colesterol HDL, sugiriendo que la cannabis podría estar relacionada con el metabolismo. Pero no es probable que esto tenga un efecto mayor, dice la nota de los autores, ya que la hierba no fue vinculada a menor riesgo de síndrome metabólico.

“Definitivamente hay riesgos a la salud asociados con el uso pesado de la marihuana, pero no hay tantas como habíamos pensado previamente,” dice el Dr. Kevin Hill, un experto en adicción a la marihuana y profesor asistente de psiquiatría en la Harvard Medical School, cuyo nuevo comentario sobre el estudio será publicado el martes en JAMA.

El mismo grupo de investigadoras descubrieron algunos de esos riesgos a la salud en su famoso estudio del 2012. Usando data del mismo grupo de nueva zelandeses, Meier y su equipo hallaron que el uso pesado de marihuana tenía efectos negativos en el cerebro de los adolescentes. Usar cannabis regularmente fue asociado hasta con un declinamiento de 8 puntos en el IQ cuando las personas iniciaron antes de los 18 años. (Cuando los adultos empezaron a usar cannabis luego de los 18 – incluso de forma pesada – no observaron este declinamiento.

“Las respuestas sobre la marihuana no son exactamente lo que hubiéramos esperado que sean, y este es un gran ejemplo,” dice Hill. “Hace falta estar dispuesto a cambiar la mente en estos asuntos.”

 

Texto original: https://time.com/4359757/pot-smoking-marijuana-cannabis-health/