El uso médico del cannabis mejora el rendimiento de las tareas que requieren de la cognición. Este es el resultado de la investigación realizada por científicos del Hospital McLean en Belmont, Estados Unidos. Los participantes fueron examinados antes y 3 meses después de consumir cannabis; completaron la prueba de interferencia multifuente (MSIT) mientras se sometían a una resonancia magnética funcional (fMRI). El MSIT fue diseñado para estudiar la cognición humana normal y la fisiopatología psiquiátrica.

Después de 3 meses de tratamiento los que tomaron cannabis demostraron un mejor desempeño en las tareas, acompañado de cambios en los patrones de activación cerebral en ciertas regiones cerebrales (corteza cingulada y regiones frontales). Los autores del estudio afirman que después del tratamiento con cannabis “los patrones de activación cerebral se parecían más a los mostrados por los controles sanos de estudios anteriores que en el pretratamiento, lo que sugiere una posible normalización de la función cerebral en relación con la línea basal”. Concluyen diciendo que sus hallazgos sugieren que el uso médico del cannabis “puede tener efectos diferentes en relación con el uso recreativo de la marihuana, ya que se ha demostrado que los consumidores recreativos exhiben disminuciones en el desempeño de las tareas acompañadas de activación cerebral alterada”. Los pacientes también informaron mejoras en el estado clínico y en distintos indicadores de salud.

Gruber SA, Sagar KA, Dahlgren MK, Gonenc A, Smith RT, Lambros AM, Cabrera KB, Lukas SE. The Grass Might Be Greener: Medical Marijuana Patients Exhibit Altered Brain Activity and Improved Executive Function after 3 Months of Treatment. Front Pharmacol. 2018;8:983.

Link Completo: https://bit.ly/2LbBNX4