Una nueva investigación ha determinado que el cannnabidiol es muy efectivo contra las bacterias responsables de muchas infecciones graves (como los estafilococos), con una potencia similar a la de los antibióticos actualmente conocidos, como la vancomicina o la daptomicina. Mientras los científicos trabajan para solucionar el problema de la resistencia bacteriana a los antibióticos, los autores de este estudio creen que el CBD podría algún día convertirse en el antibiótico de amplio espectro que alumbre nuestro futuro.

El cannabidiol, el principal cannabinoide no psicoactivo que se extrae de las plantas de cannabis, es un compuesto que ya está aceptado en distintos países para el tratamiento de una forma de epilepsia (con fármacos como el Epidiolex), y que se está investigando para aliviar otra serie de otras patologías médicas. Si bien existen datos para sugerir que el cannabidiol también puede matar las bacterias, no se había investigado a fondo su potencial como antibiótico. Hasta ahora.

Y es que científicos en Australia han descubierto que el cannabidiol eliminó todas las cepas de bacterias que probaron en un laboratorio, incluidas algunas que son altamente resistentes a los antibióticos existentes. Y es más, las bacterias no se volvieron resistentes al CBD después de estar expuestas durante 20 días, el período en que pueden sobrevivir a algunos medicamentos que se usan actualmente.

El equipo australiano lo probó con un grupo de bacterias llamadas grampositivas, aquellas bacterias que se tiñen de azul oscuro (o violeta) en una placa de Petri. Entre ellas se encontraban Staphylococcus aureus, que causa infecciones cutáneas alrededor de llagas, úlceras o heridas abiertas (sobre todo por una mala higiene hospitalaria) y Streptococcus pneumoniae, que causan neumonía, así como E. faecalis, que puede ser potencialmente mortal en las personas con un sistema inmune debilitado, una bacteria que tiene la habilidad de adquirir resistencia a prácticamente todos los antibióticos en uso.

 

 

El trabajo, dirigido por el Dr. Mark Blaskovich del Instituto de Biociencia Molecular de la Universidad de Queensland, en colaboración con Botanix Pharmaceuticals Ltd., una compañía farmacéutica que investiga los usos tópicos del cannabidiol sintético, encontró que el CBD era notablemente eficaz para matar una amplia gama de estas bacterias grampositivas, entre las que se encontraban cepas de estafilococos y bacterias estreptocócicas presentes en la garganta y sobre la piel.

“Dados los efectos antiinflamatorios documentados del cannabidiol, los datos de seguridad que existen en ensayos con humanos y el potencial de las diversas rutas de administración, el CBD es un nuevo antibiótico muy prometedor que merece una investigación más profunda”, afirma el Dr. Blaskovich, director del estudio, en una entrevista en Newsweek. “La combinación de su inherente actividad antimicrobiana y el potencial para reducir el daño causado por la respuesta inflamatoria de las infecciones es particularmente atractiva”.

La resistencia de las bacterias, un problema creciente

Es importante destacar que el fármaco probado (un compuesto de CBD sintético)mantuvo su actividad contra bacterias que se han vuelto altamente resistentes a los antibióticos comunes creados para matarlas, lo que hace que las infecciones sean difíciles o imposibles de tratar. El cannabidiol no perdió efectividad bajo condiciones de exposición prolongada que producen resistencia contra la vancomicina o la daptomicinados de los antibióticos más utilizados. El CBD también mostró actividad contra las biopelículas bacterianas, que se forman cuando las bacterias secretan proteínas para formar películas en la superficie de la piel, lo que también pueden causar infecciones difíciles de tratar.

“Para ser realmente útil, sería bueno si pudiéramos demostrar que también funciona con infecciones sistémicas, por ejemplo, otros tipos de neumonías o infecciones complicadas de los tejidos, donde debe administrarse por vía oral o intravenosa” apunta la investigación australiana.

 

Los hallazgos se presentaron en la conferencia anual de la Sociedad Americana de Microbiología (ASM Microbe 2019) en San Francisco. Y es necesario remarcar que el trabajo se encuentra en sus primeras etapas y que el CBD solo funciona con las bacterias grampositivas. De hecho no es eficaz contra las bacterias gramnegativas (que no se tiñen de azul oscuro sino de un color rosado tenue), para las que es especialmente difícil desarrollar nuevos antibióticos, porque tienen una membrana externa muy selectiva que evita que la mayoría de los medicamentos entren en la célula bacteriana.

Así que aquellos que puedan ver este estudio como una excusa para deshacerse de los antibióticos actuales para usar remedios caseros a base de cannabis mejor que vayan olvidando la idea. Y es que la mayor parte de lo que se ha demostrado en este estudio se ha probado en tubos de ensayo. “Sería muy peligroso tratar una infección grave con cannabidiol en lugar de con antibióticos convencionales”, enfatizó Dr. Mark Blaskovich, que concluye que se necesitarán muchos más estudios para ver si el CBD podría usarse en un futuro como un antibiótico en las personas.

 

Texto original: https://www.lamota.org/es/blog/cannabidiol-cbd-antibiotico-bacterias-multiresistentes/amp/