2 de febrero, 2018.

 

A lo largo de los últimos cuatro años, más de 100 familias me han preguntado sobre si la cannabis es la medicina correcta para sus niños que sufren de convulsiones. Estas familias quieren saber lo básico: los riesgos, potenciales beneficios, cómo funciona, qué literatura médica hay disponible, y cómo empezar. Con esta información tú también quedarás empoderado para tomar la mejor decisión para tu hijo.

¿Cuáles son los riesgos de probar con cannabis?

La cannabis tiene un potencial asombroso para tratar con éxito una amplia gama de enfermedades, incluyendo las convulsiones pediátricas, pero no sin inconvenientes. Los padres deben estar preparados para las siguientes desventajas del tratamiento cannábico.

 

1.   Más convulsiones

 

Cualquier droga antiepiléptica puede causar más convulsiones en ciertos individuos, y esto también se aplica con varios cannabinoides (componentes antiepilépticos hallados en cannabis). Un incremento en las convulsiones ocurre entre el 4% y 18% de los pacientes con epilepsia que utilizan cannabis, y es usualmente fácil de identificar y rápidamente corregible.

 

Si un niño experimenta más convulsiones debido a un cannabinoides, tal como el CBD (cannabidiol), es probable que otros cannabinoides, como el THC o THCA, o una dosis menor del agente que este chocando, podrían reducir las convulsiones.

 

2.   Interacciones entre drogas

 

Muchos de las drogas antiepilépticas que tu niño ya está tomando podrían interactuar con los cannabinoides. Esto ocurre usualmente debido a la competencia por las enzimas del hígado que descomponen los medicamentos, conocidos como CYP. Las interacciones más comunes tienen que ver con clobazam y ácido valproico. Tu neurólogo o especialista en medicina cannábica debería ser capaz de identificar estas interacciones, monitorear apropiadamente los niveles de estos medicamentos en tu sangre y hacer los ajustes de dosificación si hacen falta.

 

3.   Interrupción de la terapia

 

Perder el acceso a la cannabis, especialmente si tu niño responde muy bien al tratamiento y ha sido posible cesar o descontinuar algunas de sus otros medicamentos antiepilépticos, podría tener un efecto devastador. Los hospitales con políticas de cannabis no informadas, restricciones interestatales o internacionales, interrupciones en el abastecimiento de productos cannábicos de calidad, y otras variables son riesgos reales y a veces difíciles de manejar.

 

4.   Efectos adversos

 

Los efectos adversos más comunes de la cannabis son leves, sobre todo si se comparan con los de las drogas antiepilépticas. Menos apetito, malestar gastrointestinal e irritabilidad pueden ocurrir con menores dosis de CBD. A mayores dosis de CBD, los efectos adversos podrían incluir diarrea, vómitos, fatiga, fiebre, cansancio y resultados anormales en exámenes sobre el funcionamiento del hígado. Los efectos adversos del THC pueden causar risitas excesivas, cansancio, mantenerse quieto en una sola posición, reacciones ralentizadas en torno al propio ambiente y descoordinación o balanceo disparejo.

 

¿Puede la cannabis afectar el desarrollo del cerebro?

 

Toda evidencia de que la cannabis causa daños en el desarrollo del cerebro humano viene de estudios en adolescentes han usado la cannabis para elevarse, sobre todo en el contexto del abuso de múltiples drogas y otros factores que estresan la vida. Esta data no se aplica directamente a los pacientes pediátricos usando cannabis bajo supervisión médica con el objetivo de mejorar la salud. Mientras que estos efectos adversos en el desarrollo son factor a considerar con cualquier medicamento para la epilepsia, las convulsiones sistemáticas también podrían causar daños. Es importante sopesar los beneficios de una reducción en las convulsiones contra el daño potencial de cualquier tratamiento.

Los cannabinoides son sustancias inherentemene neuroprotectoras – de hecho, nuestro cerebro produce sus propios cannabinoides cuando es dañado para reducir el daño y promover la sanación. Los cannabinoides son más seguros de cara a casi todos los medicamentos antiepilépticos, muchos de los cuales han demostrado perjudicar la función y el desarrollo del cerebro.

 

¿Cuáles son los beneficios potenciales de la cannabis para tu hijo?

 

Algunos cannabinoides tienen propiedades anti-convulsionantes, cada uno puede ser usado para reducir la frecuencia, intensidad y duración de las convulsiones. En 272 pacientes con epilepsia que no han respondido bien a medicamentos varios, el 86% recibió algún beneficio de la cannabis y otro 10% detuvieron completamente sus convulsiones. Mientras que estos efectos anti-convulsionantes son claramente la máxima prioridad, hay muchos otros beneficios que la cannabis puede ofrecer a pacientes con epilepsia.

 

Muchos cannabinoides tienen propiedades neuroprotectoras, lo cual ha quedado claramente demostrado en numerosos estudios con animales. Estos componentes limitan el daño, promueven la sanación, y propician la rápida recuperación después de un trauma cerebral. Incluso si los cannabinoides no controlan completamente las convulsiones, tienden a prevenir de alguna forma el daño proveniente de las convulsiones y promover el proceso de sanación, resultando, a menudo, en mejores tiempos de recuperación y menos alomeración de ataques.

 

El cannabinoide tetrahydrocannabinol (THC) es un relajante muscular. Es un gran tratamiento para pacientes que tienen también dolores músculo-esqueléticos. Muchos de mis pacientes pediátricos tienen también otras enfermedadew, especialmente en sus sistemas digestivos. Algunos cannabinoides tienen grandes propiedades terapéuticas para la digestión, estimulando el apetito y disminuyendo el dolor abdominal. Cuando se usa correctamente, los connabinoides pueden también promover el sueño, lo cual es esencial para los niños con epilepsia y sus familias.

 

¿Cómo funcionan los cannabinoides?

 

Todos tenemos un Sistema endocannabinoide, un Sistema fisiológico que está presente a lo largo de todos los tejidos nuestro cuerpo, y se encuentra de forma abundante en el cerebro. Su trabajo es promover el blance y salud a nivel celular. Tu cuerpo está siempre haciendo endocannabinoides- moléculas que funcionan de manera muy similar a los cannabinoides hallados en la planta de cannabis.

Cuando te haces daño, especialmente en la cabeza o por una convulsión, tu sistema endocannabinoide se activa para reducir el daño y promover la sanación.

Ya que los cerebros naturales a tu cerebro se producen en respuesta a convulsiones, tiene sentido apuntarle a este sistema con los fitocannabinoides para reducir la convulsiones incluso más.

Hay muchos componentes activos distintos dentro de la planta de cannabis. Tengo la experiencia de usar satisfactoriamente el THC, CBD y THCA en pacientes con epilepsia. El THC (tetrahydrocannabinol) es el cannabinoide más conocido. Este cannabinoide puede tener un efecto intoxicante o psicoactivo en adultos, pero puede ser usado también de manera terapéutica en dosis bajas si causar daño.

El CBD (cannabidiol) también tiene propiedades anti-convulsionantes y neuroprotectoras, aunque a través de mecanismos fisiológicos diferentes al THC. El CBD no produce desbalances y es, comúnmente, bien tolerado incluso en dosis altas.

El THCA (ácido tetrahydrocannabinólico) es el estado crudo, sin calentar, del THC. No tenemos un mayor entendimiento acerca de cómo el THCA reduce las convulsiones, pero he observado resultados excelentes utilizando THCA para tratar epilepsia, incluso en dosis increíblemente pequeñas. También hay otros cannabinoides prometedores con efectos anticonvulsionantes, y muchos están siendo actualmente explorados en animales y humanos.

A diferencia de la mayoría de los medicamentos, estos cannabinoides no tienen un solo mecanismo de acción que les permita reducir las convulsiones. Están, en realidad, actuando en múltiples lugares del cuerpo y todo a la vez.

Muchos pacientes hallan que la combinación de cannabinoides funciona mejor que los componentes aislados. Esta sinergía, también descrita como “efecto séquito,” es una característica común en la medicina botánica. Encontrar la combinación óptima de cannabinoides y sus dosis puede ser un desafío que tome meses de intentos metodológicos, pero para los numerosos pacientes que no responden o no pueden tolerar tratamientos convencionales, este proceso vale la pena.

Al trabajar con médicos experimentados, que documenten minuciosamente la respuesta de tu hijo, y manteniendo el coraje de perseguir este tratamiento alternativo, tus oportunidades de reducir satisfactoriamente las convulsiones con cannabis son excelentes.

 

 

Texto original: https://www.leafly.com/news/health/pediatric-seizure-cannabinoid-marijuana-treatment-risks-benefits