El cáncer es el gran enemigo de la humanidad. Miles de recursos médicos a lo largo de todo el planeta están destinados a encontrar lo que parece imposible: la cura contra el cáncer.

En muchas ocasiones el cáncer es de carácter terminal y ya poco se puede hacer por salvar la vida del paciente. En otras, es necesario recurrir a fuertes tratamientos como la quimioterapia que trata de eliminar las células cancerígenas utilizando potentes químicos. En ambos casos, el uso del cannabis para disminuir los terribles dolores y efectos de los tratamientos parece ser una alternativa cada vez más empleada.

La legalización del cannabis para uso medicinal y recreativo en algunos países del mundo ha hecho que cada vez se tenga más en cuenta esta sustancia para ayudar a mejorar la calidad de vida de enfermos alrededor de todo el planeta. Es por eso que también se utiliza para enfermedades tan destructivas como lo es el cáncer.

 

Beneficios

Muchos pacientes con cáncer que han superado la enfermedad llegan a afirmar que el cannabis ha sido la sustancia que les ha salvado la vida. Hacer que las fuertes quimioterapias sean más llevaderas bien puede hacer pensar a los pacientes que lo que realmente les ha ayudado a seguir adelante ha sido el cannabis.

El CBD y el THC pueden ayudar a la recuperación de estos pacientes gracias a que ayudan a inhibir la producción de las células cancerosas y combaten la inflamación, además de tener propiedades sedantes, lo que puede ayudar perfectamente a ralentizar el desarrollo del cáncer.

Existen estudios que revelan que consumir cannabis durante la quimioterapia puede ayudar a reducir los efectos secundarios de la quimioterapia, ya que además de actuar como analgésicos contra el dolor tienen otras propiedades: el CBD ayuda a controlar las náuseas y los vómitos asociados a este tipo de tratamientos y por todos es conocido el efecto de aumentar el apetito del cannabis, algo muy importante para estos pacientes que pierden las ganas de comer. Todo esto incide también en el sueño, consiguiendo que los pacientes duerman mejor y que todo esto incida mejorando su estado de ánimo.

Desde la Asociación Americana contra el Cáncer, también avalan que el cannabis puede ayudar a los pacientes con cáncer. Desde reducir las náuseas típicas de la quimioterapia hasta ayudar a prevenir que los pacientes pierdan harto peso, gracias a la capacidad de aumentar el apetito. Sin embargo, siguen insistiendo en que mucha más investigación es extremadamente necesaria alrededor de los beneficios medicinales del cannabis.

El cannabis también se ha utilizado para tratar ciertas neuropatías, que son daños en los nervios que muchas veces se producen cuando hay complicaciones en las quimioterapias y otros tratamientos contra el cáncer. En estos casos los pacientes suelen sentirse abatidos, desorientados e incluso un hormigueo y ardor en las manos y los pies. Para algunas de estas personas, el uso de cannabis medicinal ha demostrado que proporciona alivio ante estos daños.

Existen algunos estudios pre clínicos, (solo probados en laboratorios y en animales, no en humanos) que muestran que el cannabis podría utilizarse para reducir el crecimiento o ralentizar el crecimiento de algunos tumores. Sin embargo, todavía es demasiado pronto para poder hacer una afirmación como esta, ya que como siempre, mucha más investigación sobre el tema es altamente necesaria.

Como estimulante del apetito, el cannabis puede funcionar tanto en enfermedades como la anorexia, pero también en la caquexia, que es la pérdida de peso involuntaria, principalmente reducción de la grasa corporal y de la masa muscular, producida, en el caso del cáncer, por los tratamientos para reducir los tumores. Normalmente viene acompañada de fatiga y de una incapacidad de seguir haciendo con normalidad las actividades diarias. Y parece que el cannabis ayuda enormemente a estos pacientes a no perder el apetito y seguir alimentándose, por lo que su salud mejora al recibir estos tratamientos.

El problema del cannabis alrededor del mundo, ha sido siempre su concepción como una droga peligrosa, capaz de sumergir a las mentes más maravillosas en terribles estados de evasión y ser la causante de muchos de los males de la humanidad. Todavía hay países en los que pueden llegar a condenar a muerte a los usuarios del cannabis, y queda mucho por hacer para que la sustancia llegue a tener el reconocimiento internacional que se merece. Queda mucho camino por recorrer para llegar a descubrir todo el potencial de esta planta milenaria para curar muchas de las enfermedades que asolan a millones de personas alrededor del mundo.

 

Fuente: https://www.canamo.cl/2019/01/25/cannabis-y-cancer-el-paliativo-para-la-quimioterapia/