¿Podría el Perú cultivar, producir y exportar cannabis medicinal? Aprobada la ley que regula el uso de la planta en el tratamiento de enfermedades raras y degenerativas, múltiples voces se pronuncian sobre la posibilidad de abrir una industria nacional.

Juana Gallegos

Domingo, 8 de Abril del 2018

Ana Álvarez es una técnica dental que en los últimos años se ha especializado en el cultivo de sus propias plantas de cannabis medicinal.

De una de las habitaciones de su pequeño departamento saca un par de macetas con plantas del tipo Shark Shock CBD. Las macetas están etiquetadas con el nombre y la enfermedad del segundo de sus hijos: Anthony Joó Álvarez-esclerosis tuberosa con síndrome de Lennox-Gastuat.

Son las once de la mañana y Anthony aún duerme, dice Ana, quien movida por la desesperación y el deseo de aliviar las dolencias de su hijo optó hace dos años por preparar su propio aceite de cannabis medicinal.

Eran cuarenta las convulsiones que tenía su hijo a diario debido a la enfermedad que le fue diagnosticada a los 4 años y que, le advirtieron los médicos, era degenerativa. Con el pasar de los años y debido a la aparición de tumores en sus órganos, su hijo perdería capacidades motrices e intelectuales.

Tomaba 18 fármacos al día pero la medicina convencional no reducía los síntomas de la enfermedad sino los potenciaba, dice Ana. El cannabis fue la luz en la oscuridad para ella y las otras dos madres que conforman la asociación Buscando Esperanza. Cada seis meses, y tras cosechar los cogollos (las flores) de sus plantas, estas mujeres se reúnen para preparar de manera artesanal la medicina para sus hijos.

Sumergen en alcohol la materia prima durante dos horas, cuelan la mezcla con un cernidor casero, lo colocan a baño maría por cuatro horas para que se evapore el alcohol y de la resina resultante obtienen una botellita de 50 mililitros de aceite de cannabis medicinal.

La dosis diaria que Ana le provee a su hijo ha atenuado la sintomatología de la enfermedad. El autocultivo y la elaboración casera del remedio la libera del pago de 320 euros o hasta 1.200 soles que es el costo de una botella de aceite de cannabis importado de Europa y los Estados Unidos.

Esta semana se cumplió el plazo para reglamentar la Ley Nº 30681, que regula el uso medicinal y terapéutico del cannabis, y que fue aprobada en noviembre del año pasado.

Múltiples voces se han sumado en este informe para sugerir al Estado la forma más efectiva para poner en práctica la ley. Ana es una de esas voces y la cabeza visible de un movimiento de más de 300 familias que ven en la planta una tabla de salvación para aminorar los dolores de sus parientes.

¿Es posible crear una industria nacional de producción del cannabis medicinal y así proveer a quienes lo necesiten de aceite de mejor calidad y a menor costo?

Hecho en Perú

Otra de las representantes del movimiento de usuarios de la marihuana terapéutica es Francesca Brivio. La actriz y comunicadora social ha formado su fundación Cannabis Gotas de Esperanza.

En una carta pública que esta semana le escribió al presidente Martín Vizcarra, Brivio, quien padece de mastocitosis sistémica, una enfermedad rara que la ha consumido los últimos ocho años, y que controla con el aceite medicinal, sugiere la posibilidad de desarrollar una industria del cannabis en nuestro país que podría “cubrir potencialmente más del 50% de la demanda mundial”.

A su lado, el biólogo e ingeniero agrónomo graduado en Francia Andrés Vázquez menciona: “El cannabis es un arbusto de ciclo corto que se cosecha cada seis meses. El suelo del Perú es adecuado, la altura del valle interandino sería perfecto para los cultivos, pienso en Majes, por ejemplo”.

Vázquez labora en una consultora que asesora a una empresa productora de cannabis medicinal en Colombia. Aquel país legalizó el consumo de la marihuana medicinal en el 2016 y su ley es la más completa de América Latina.

Cada persona puede cultivar hasta 19 plantas en su residencia, se aceptan los cultivos colectivos, las farmacias pueden hacer preparados con la planta, y el gobierno promueve al cannabis como cultivo alternativo para los agricultores de hoja de coca.

En enero pasado, según la revista Semana, 21 empresas con capitales nacionales y extranjeros ya contaban con licencias para cultivar y transformar el cannabis medicinal.

Una eventual industria nacional de cannabis medicinal, dice Vázquez, generaría bajos costos en los productos derivados y mayor capacidad de compra de las personas que lo necesiten. “Además, de 1.200 hectáreas de cultivo podemos sacar 120 mil mililitros de aceite de cannabis medicinal que podrían generar 1.500 millones de dólares en exportación y esto solo cubriendo el 10% del mercado actual”, añade el biólogo.

“Y con una fracción de las divisas que generaría la exportación podríamos subvencionar el aceite de cannabis medicinal de las familias que lo necesiten”, añade Brivio.

Ambos esperan que la reglamentación de la ley contemple el otorgamiento de licencias por parte del Estado para que terceros puedan cultivar, producir y exportar cannabis medicinal, eso sí, pasando todos los controles y estándares de calidad que demanda la producción de esta medicina alternativa.

Sin embargo, hay quienes como Eduardo Cruz, especialista de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), no comparten este guion.

Disidencias

Según Cruz, la actual ley no contempla el cultivo ni la exportación de cannabis medicinal: “No es posible hablar de un mercado abierto de cannabis (…). No estamos preparados como país para llegar a ese nivel, hay que tener una industria avanzada que no tenemos, los países que hacen esto son los de primer mundo”, dice Cruz obviando a países como México, que ya exporta sus productos.

Para Cruz, el mecanismo más seguro para el consumo de cannabis medicinal sería la importación de aceites de empresas extranjeras que aseguran los estándares de calidad del producto, como los de Sativex, empresa que puede cobrar 700 euros por tres frascos de 10 mililitros, utilizados para tratar la esclerosis múltiple. Un precio imposible de pagar para madres como Ana Álvarez.

Por otro lado, Cruz señala que “el uso de la marihuana no es seguro y puede producir muerte si se toma de manera inadecuada”. Añade, además, que la efectividad del cannabis no está comprobada por estudios científicos y que los casos de éxito son anecdóticos: “no se puede liberar un producto para la salud pública porque le hizo bien a tres personas”, dice el funcionario.

Lo cierto es que no son casos aislados los que comprueban la efectividad del cannabis.

El médico pediatra Alberto Gayoso, que fue presidente del Comité de Medicamentos del Colegio Médico, confirma que hay abundantes estudios que ratifican la eficacia de la planta en el tratamiento de enfermedades raras o degenerativas, además, dice: “El cannabis es un producto natural que no produce ningún daño a ningún órgano, eso ha sido comprobado por la Academia de Ciencias de Estados Unidos, Israel y Holanda, tampoco provoca intoxicación”.

Gayoso considera que el cannabis medicinal debe cultivarse, producirse y distribuirse en las farmacias con todas las regulaciones de ley.

Estos son algunos de los puntos de vista que se discuten para la pronta reglamentación de la ley del cannabis medicinal que se espera beneficie ante todo a quienes más lo necesitan.

Ana Álvarez espera que la ley contemple el autocultivo para seguir sorteando la enfermedad de su hijo.

De 1.200 hectáreas de cultivo podemos obtener 120 mil mililitros de aceite de cannabis medicinal que generarían US$ 1.500 millones. El cannabis medicinal es un producto natural que no produce ningún daño a los órganos, lo dice la Academia de Ciencias de EEUU.

Fuente: https://bit.ly/2sTwrEK