California va en camino de registrar un récord de $3.100 millones en ventas de cannabis lícito este año, consolidando así su estatus como el mayor mercado legal de marihuana en el mundo, según un estudio publicado este jueves por analistas financieros que asesoran a la industria.

Las ventas reglamentarias aumentaron significativamente, en comparación con los aproximadamente $2.500 millones registrados en 2018, el primer año donde fue posible comprar cannabis con licencia en California, según el análisis de las firmas de seguimiento de ventas Arcview Market Research y BDS Analytics. Después de un comienzo difícil en 2018, los minoristas que sobrevivieron a las duras regulaciones de licencias, pruebas y empaques están “fortalecidos por la batalla” y más sólidos debido a una afluencia de inversiones que les permitió aprovechar la gran población del estado y la demanda acumulada de productos regulados, consideró Tom Adams, director gerente y analista principal de BDS Analytics. “Cualquier mercado en el mundo estaría extasiado con una tasa de crecimiento del 23%”, remarcó. “Es fabuloso para cualquier industria tener ese tipo de crecimiento”.

Pero el mercado negro de marihuana de California sigue floreciendo ya que los altos impuestos y la negativa de la mayoría de las ciudades a permitir la instalación de tiendas con licencia hace que sea más barato y sencillo para las personas comprar a proveedores ilegales, consideró el analista. Se espera que se gasten aproximadamente $8.700 millones en el mercado negro en 2019, más del doble de la cantidad por ventas legales.

El tamaño del mercado irregular sigue preocupando a muchos partidarios de la Propuesta 64, la iniciativa estatal aprobada por los votantes en 2016 que legalizó el cultivo y la venta de cannabis para uso recreativo.

“El mercado ilegal es competitivo porque la marihuana legal es muy costosa de producir en el marco de la Proposición 64″, explicó Dale Gieringer, director de Cal NORML, quien apoyó la iniciativa aunque prefería otras regulaciones.

El asambleísta Rob Bonta (D-Alameda) intentó sin éxito este año obtener la aprobación legislativa para reducir temporalmente los impuestos al cannabis. “Está muy claro que el mercado negro sigue socavando al autorizado y regulado”, señaló Bonta. “Los ingresos fiscales por cannabis a nivel estatal, mucho más bajos de lo previsto, indican que un número significativo de empresas de marihuana permanecen en el mercado ilícito sin pagar sus impuestos, en lugar de migrar al mercado regulado”.

Tamar Todd, una abogada que enseña derecho del cannabis en UC Davis y UC Berkeley y es vicepresidenta de un panel asesor estatal sobre la marihuana, consideró que el crecimiento del mercado regulado y la existencia continuada de un gran mercado ilícito no es una sorpresa.

Más de 20 años después de que California se convirtió en el primer estado en legalizar la marihuana medicinal, tomará años trasladar a muchos productores y vendedores de toda la vida al complicado sistema de licencias, expuso.

“Personalmente, considero que habrá una muy larga transición hacia la legalización, especialmente en California, que tuvo un mercado ilícito y cuasi legal realmente grande en el marco de la [ley de la marihuana] medicinal durante dos décadas, que funcionó sin supervisión estatal ni control del estado”, dijo Todd.

California sigue siendo fácilmente el mayor mercado sancionado por el gobierno en todo el país, y supera los $1.600 millones en ventas legales proyectadas este año para Colorado, que legalizó el cannabis en 2014. Se espera que los vendedores legales de marihuana aquí comercialicen casi el triple de los $1.100 millones en cannabis legal que se venderá este año en Canadá, país que comenzó a permitir las tiendas de marihuana en octubre pasado.

Para Adams, el mercado regulado de California este año también es más grande que el de Alemania, que proyecta alcanzar los $240 millones este año, y que el de los Países Bajos, que tendrá un volumen de ventas más pequeño.

Durante el primer año de ventas de cannabis con licencia en California se registró una caída de $3.000 a $2.500 millones, porque muchas tiendas de marihuana medicinal cerraron cuando comenzó la entrega de permisos o continuaron operando fuera del mercado legal. Actualmente hay 583 tiendas de marihuana con licencia en California y 263 empresas de entrega a domicilio también con permiso.

La recuperación de este año ocurre “a pesar de estos enormes niveles de impuestos y problemas regulatorios, que creemos que agregan un 77% al costo de un gramo en el mercado legal en comparación con lo que cuesta en el mercado abierto”, señaló Adams.

La tienda en Sherman Oaks de Jerred Kiloh, llamada Higher Path, mantuvo sus ventas estables después de haberse incrementado en los primeros meses desde la legalización. El propietario comentó que muchos negocios con permiso en el Valle de San Fernando experimentaron un incremento en las ventas debido al control de la ciudad contra los operadores ilegales en el área.

Sin embargo, es escéptico ante la proyección de $3.100 millones, porque muchas otras tiendas de marihuana tuvieron una disminución en las ventas en el último año, mientras se enfrentan con una desventaja competitiva contra el mercado ilegal. “Si nos concentramos en Los Ángeles, es un 10 a uno cuando se trata de operadores ilegales versus matriculados”, explicó Kiloh, quien es presidente de la Asociación de Negocios Unidos de Cannabis.

Según los funcionarios de la industria, algo que contribuye al tamaño del mercado ilícito es que alrededor del 76% de las ciudades y el 69% de los condados han prohibido las tiendas de cannabis. La Propuesta 64 otorgó a los gobiernos locales el poder de vetar el comercio legal de marihuana en sus jurisdicciones.

La disposición de control local de la iniciativa “exige que haya un período de transición muy largo, porque dice que hay comunidades en California que esperarán, observarán y optarán por mantener un mercado ilícito”, indicó Todd.

A medida que más estados permitan el cannabis y el gobierno federal cambie las leyes, más ciudades podrán decidir que es mejor autorizar las tiendas de marihuana que lidiar con las entregas a domicilio, que no pueden controlar porque provienen de fuera de sus jurisdicciones.

Si las leyes federales y estatales cambian para permitir que el cannabis de California se exporte legalmente fuera del estado, eso también podría reducir el mercado ilícito, dijo Todd.

La publicación del informe coincide con el regreso a las sesiones de la Legislatura de California, para sus últimos dos meses de trabajo de 2019, y es probable que agregue urgencia al debate sobre un grupo de proyectos de ley destinados a impulsar el mercado regulado y reducir las ventas ilegales.

Los legisladores archivaron una medida que habría reducido el impuesto al consumo estatal sobre las ventas de cannabis del 15% al ​​11% durante tres años, pero los proyectos que siguen en consideración multarían a los sitios web que anuncien distribuidores de marihuana sin permiso y crearían un banco legitimado por el estado para las empresas de cannabis.

El asambleísta Phil Ting (demócrata por San Francisco) no pudo obtener los votos necesarios para un proyecto de ley que habría exigido a las ciudades permitir las tiendas de marihuana si sus votantes apoyaban la Propuesta 64. No obstante, señaló que el control está aumentando.

“Las ciudades y condados de California necesitan nuestro apoyo para perseguir el mercado ilícito de cannabis”, expresó Ting. “Al mismo tiempo, los gobiernos locales deben hacer su parte y ayudar a difundir los negocios legales, para que estos puedan prosperar y pagar impuestos que ayuden a financiar los servicios públicos”.

Sin cambios para facilitar que los vendedores ilegales de marihuana obtengan licencias y compitan, el mercado negro seguirá siendo una parte importante de las ventas en California, según el informe publicado el jueves.

La firma de Adams, con sede en Colorado, proyecta que las ventas reguladas de cannabis en California crecerán a $7.200 millones en 2024, pero las ilegales seguirán siendo de $6.400 millones ese año. Se espera que más ciudades permitan la existencia de tiendas de marihuana, y los intentos estatales de obtener licencias para operadores ilegales -en parte a través de un control más estricto- ayudarán a ese cambio, afirmaron las autoridades. “A menos que el estado actúe para reducir los impuestos y la carga regulatoria, seguirán haciendo felices a los participantes del mercado negro al mantenerlos en actividad”, concluyó Adams.

 

 

Texto original: https://www.sandiegouniontribune.com/en-espanol/noticias/california/articulo/2019-08-18/californias-mercado-legal-de-marihuana-mas-grande