En los Estados Unidos, 33 estados y el Distrito de Columbia han aprobado leyes de cannabis medicinal (LDCM), mientras que, 10 estados y el Distrito de Columbia han legalizado el uso recreativo de la marihuana. Los políticos están particularmente preocupados por si la legalización, con motivos medicinales o recreacionales, vaya a incitar el uso de marihuana entre la juventud. El uso reiterado de marihuana durante la adolescencia podría devenir a largo plazo en cambios en el funcionamiento del cerebro que podría afectar adversamente los resultados educacionales, profesionales y sociales del individuo.

Un meta-análisis del 2018 concluyó que los resultados provenientes de los estudios previos no brindan respaldo a la hipótesis de que las LDCM incrementan el uso de marihuana entre la juventud, y que la evidencia de los efectos de las leyes de marihuana recreacional (LDMR) están mezclada. Por ejemplo, usando información de Monitoreando el Futuro, Cerdá et al3 encontraron un incremento en el uso de marihuana entre alumnos del 8avo al 10mo grado después de que se legalizó el uso en el Estado de Washington. Como sea, estos autores no encontraron evidencia de una asociación entre la legalización en Colorado y el uso de marihuana. Usando información de la Encuesta de Salud de la Juventud, Dilley et al4 hallaron que el uso de marihuana entre alumnos del 8avo al 10mo grado cayó luego de la legalización con motivos recreacionales.

Aquí reportamos estimaciones sobre la asociación entre la legalización de la marihuana y su uso, considerando en simultáneo las LDCM y LDCR. Utilizando información de las Encuestas del Riesgo de Conducta de la Juventud (ERCJ). Entre el 1993 y el 2017, 27 estados y Washington, DC, contribuyeron con data para la ERCJ sobre el antes y después de las LDCM; 7 estados contribuyeron con data a la ERCJ antes y después de las LDCR.

Métodos | Siguiendo investigadores previos, agrupamos las ERCJ entre el 1993 y el 2017. Estas encuestas se administran cada dos años a alumnos de secundaria en los EEUU (entre el 9no y 12avo grado) y son usadas por agencias gubernamentales para rastrear tendencias en las conductas tales como mala alimentación, actividad sexual y uso de sustancias. El análisis de la data comenzó en Diciembre del 2018. La aprobación del directorio institucional y participación consentida no fueron necesarios dada la naturaleza secundaria de la data.

Se utilizó el análisis de regresión logística para estimar las asociaciones entre la legalización medicinal y recreacional de la marihuana y su uso en los últimos 30 días. El uso frecuente de marihuana (al menos 10 veces en los últimos 30 días) fue también considerado como un resultado. Se utilizaron pruebas de hipótesis bilaterales y los resultados fueron considerados estadísticamente significante si el valor P era menor al .05. Todos los análisis fueron dirigidos con el paquete de software estadístico Stata, versión 14 (StataCorp).

 

Resultados | El tamaño de la muestra final fue 1 414 826. La primera y segunda columnas de la Tabla reportan ratios estimados (REs) del uso y el uso frecuente de marihuana, respectivamente, a indicadores para 50 estados y 12 años. En las columnas remanentes, los REs fueron ajustados a co-variantes de nivel individual y estatal. En los modelos completamente ajustados, las LDCM no fueron estadísticamente asociadas con ninguna medida de uso de marihuana, pero las LDMR se asociaron un decrecimiento del 8% (REs, 0.92;95%CI, 0.87-0.96) en las probabilidades de uso de marihuana y del 9% (REs, 0.91; 95% CI, 0.84-0.98) en las probabilidades de uso frecuente de marihuana.

En la Figura, el indicador de LDCM fue reemplazado con una serie de sus picos y rezagos. Consistentemente con las tendencias paralelas sugeridas, no hay evidencia de una asociación entre las LDCM y el uso de marihuana previo al año 0. La falta de tendencias previas al tratamiento sugiere que los REs de los rezagos pueden ser interpretados de forma causal, pero fueron, con 1% de excepción, estadísticamente insignificantes. La figura de un estudio eventual sobre LDCR no fue incluido debido a la falta de información post-tratamiento.

 

Discusión | Consistentemente con los resultados de investigadores previos, no hay evidencia de que la legalización de la marihuana medicinal incita el uso entre la juventud. Más aún, las estimaciones reportan en la Tabla mostrada que el uso de marihuana entre la juventud podría, de hecho, declinar luego de la legalización con propósitos recreacionales. Este resultado posterior es consistente con hallazgos de Dilley et al4 y con el argumento de que es más difícil para los adolescentes obtener marihuana en tanto los dealers son reemplazados por dispensarios licenciados que solicitan un comprobante de edad.

 

  1. Mark Anderson, PhD

Benjamin Hansen, PhD

Daniel I. Rees, PhD

Joseph J. Sabia, PhD

Author Affiliations: Department of Agricultural Economics and Economics,

Montana State University, Bozeman (Anderson); Department of Economics,

University of Oregon, Eugene (Hansen); Department of Economics, University

of Colorado Denver, Denver (Rees); Department of Economics, San Diego State

University, San Diego, California (Sabia).

Accepted for Publication: March 20, 2019.

Corresponding Author: D. Mark Anderson, PhD, Department of Agricultural

Economics and Economics, Montana State University, PO Box 172920,

Bozeman, MT 59717-2920 (dwight.anderson@montana.edu).

Published Online: July 8, 2019. doi:10.1001/jamapediatrics.2019.1720

Author Contributions: Dr Sabia had full access to all of the data in the study

and takes responsibility for the integrity of the data and the accuracy of

the data analysis.

Concept and design: All authors.

Acquisition, analysis, or interpretation of data: Anderson, Hansen, Sabia.

Drafting of the manuscript: Anderson, Hansen, Rees.

Critical revision of the manuscript for important intellectual content: Anderson,

Rees, Sabia.

Statistical analysis: Hansen, Sabia.

Obtained funding: Anderson.

Administrative, technical, or material support: Anderson, Hansen.

Supervision: Anderson, Rees.

Conflict of Interest Disclosures: None reported.

Funding/Support: This study received support from the Eunice Kennedy

Shriver National Institute of Child Health and Human Development of the

National Institutes of Health (research infrastructure grant R24 HD042828,

Dr Anderson, to the Center for Studies in Demography and Ecology at the

University ofWashington, where Dr Anderson was a fellow) and the Center

for Health Economics & Policy Studies at San Diego State University, including

grant funding received from the Charles Koch Foundation to Dr Sabia.

Role of the Funder/Sponsor: The funders had no role in the design and

conduct of the study; collection, management, analysis, and interpretation of

the data; preparation, review, or approval of the manuscript; and decision to

submit the manuscript for publication.

Disclaimer: The content is solely the responsibility of the authors and does not

necessarily represent the official views of the National Institutes of Health.

Additional Contributions: Kevin Hsu, BA (San Diego State University), and

Alicia Marquez, BS (San Diego State University), served as research assistants.

Both individuals received compensation as research assistants.

  1. Volkow ND, Baler RD, Compton WM,Weiss SR. Adverse health effects of

marijuana use. N Engl J Med. 2014;370(23):2219-2227. doi:10.1056/

NEJMra1402309

  1. Sarvet AL,Wall MM, Fink DS, et al. Medical marijuana laws and adolescent

marijuana use in the United States: a systematic review and meta-analysis.

Addiction. 2018;113(6):1003-1016. doi:10.1111/add.14136

 

Texto original: https://jamanetwork.com/journals/jamapediatrics/article-abstract/2737637